Capítulo 4: Yo, disfrazado con bajo oxígeno

Participar en el maratón de 250km en el desierto de Atacama, como equipo.

Y ganar el campeonato mundial.

 

Kuro-chan, Shin-chan y Ono se decidieron.

 

Sin necesidad de obligar,

los tres fuimos dando Clicks para maratones y carreras de 100km cada fin de semana para entrenarnos, así incentivándonos mutuamente.

 

Desde la carrera “Hagi-okan” donde se corre 140km en 24 horas,

hasta “Ultra Trail Mount Fuji”, en la que se corre 156km de senderos montañosos del Monte Fuji por 48 horas, es decir dos noches sin dormir,

fuimos subiendo niveles de los retos.

 

Pero los tres no somos corredores profesionales ni desempleados.

Cada uno tiene su trabajo.

Aunque no teníamos muchos días en que podíamos juntarnos,

nos intercambiamos información y motivación por internet

y esperamos el día de la partida a Atacama.

 

Para ese entonces, habíamos ganado experiencias en carreras de desiertos.

 

Ono (yo):

Desierto de Gobi, China (junio 2011)

Desierto de Sahara, Egipto (octubre 2011)

 

Shin-chan:

Desierto de Sahara, Egipto (octubre 2011)

Desierto de Gobi, China (junio 2012)

 

Kuro-chan:

Desierto de Sahara, Egipto (octubre 2011)

 

Y gracias a estas experiencias teníamos más confianza en nosotros mismos.

Sin embargo, ninguno conocía el desierto de Atacama.

 

La gran diferencia entre el desierto de Atacama y otros desiertos es la altura.

Tienes que correr a la altura de más de 3000 metros,

donde hay poco oxígeno, lo cual causa malestar del cuerpo.

Por eso, les recomendé el entrenamiento con poco oxígeno para desarrollar la función del corazón y los pulmones.

Este es muuuy duro.

 

Te tapas la boca y la nariz con una máscara para que entre menos oxígeno,

y corres en la caminadora subiendo poco a poco la velocidad e inclinación.

 

Mientras te entrenas, mides el nivel de oxígeno en la sangre (SpO2, normalmente mide 100).

Si ves que está a menos de 80, tratas de subirlo respirando fuerte o bajando la velocidad.

 

Fue la primera vez que sentí lo difícil y doloroso de respirar.

Tanto que cada vez que tenía este entrenamiento en la agenda, me ponía nervioso y decía

“Me da miedo ir al gimnasio hoy….”

 

Pero los tres seguimos este entrenamiento y nuestros comentarios tales como

“Hoy corrí con el mismo nivel de oxígeno que el de Kilimanjaro”

“Yo llegué al nivel de Everest por un ratito”

nos motivaban cada vez más.

Este entrenamiento sería después un gran tesoro para los tres.

 

Otra característica de Atacama es el frío.

Debido a su altura, la temperatura puede bajar hasta bajo cero en la noche.

Si no nos abrigamos bien, no podemos correr bien.

No obstante, en los maratones en desiertos tienes que correr cargando todo el equipamiento.

Entre más pesado está tu equipaje, más lento corres.

En una competición por equipo, podrías frenar a otros corredores de tu equipo por culpa de tu mochila.

Cómo aligerar la carga, manteniendo el equipamiento para correr con seguridad.

Esto era un reto importante para nosotros.

 

En los maratones en desiertos, existe una lista de objetos requeridos elaborada por la  oficina de administración.

Si no tienes todos esos objetos, no te permiten empezar la carrera

y durante la carrera hay chequeo de equipaje, donde si descubren que te falta algo te pueden dar sanciones.

 

En la lista para el Desierto de Atacama estaban:

- Bolsa para dormir que aguante el frío

- Pito y espejo (para reflejar la luz del sol) para casos de emergencia

- Gorro de algodón, saco de plumas y guantes (para el frío)

- 2 linternas eléctricas, para la cabeza o las manos

- Frazada para casos de emergencia

- Alimentos de más de 2,000Kcal por día (14,000Kcal en total para los 7 días), etc.

 

“¡Oye! ¡Este es 5 gramos más ligero que el otro!”

“Ohhh ¡este alimento tiene bastante caloría por su peso y sería fácil de comer en el desierto seco!”

 

Así seguimos buscando equipamientos que pesaran un gramo menos y comida adecuada para desiertos, reportándonos cada vez que los encontrábamos.

 

Y un día, se nos ocurrió otra idea loca.

 

Yo “Oigan, nosotros hemos corrido disfrazados en varios maratones de 100km.

No es suficiente simplemente ganar el campeonato.

¿Por qué no ganamos disfrazados y dar un impacto a todo el mundo?”

 

Yo soy el que empezó a correr disfrazado, por una simple razón.

“En las carreras, puedo correr gracias a los apoyos de los staffs y el público que están en las calles. En agradecimiento, les voy a entretener un poco.”

 

No.  No lo empecé para que me dieran piropos.

 

Mientras corría en los maratones vestido de varias cosas, me di cuenta de que no solamente el público sino también otros corredores se entretienen, y sus sonrisas me dan más energia.

 

Otra cosa buena es que más gente se acuerda de mí y me reconocen en otras carreras.

Esta costumbre se contagió como virus entre mis amigos.

Por otro lado, mientras probaba varios disfraces como panda y pinguino,

se fue formando mi “política de disfraz”.

 

“Algo que sea fácil de reconocer para cualquier persona de cualquier generación y fácil de llamar el nombre”

(Debe ser algo que entretenga a todos para que me reconozcan en el corto momento en que paso corriendo y que puedan gritar el nombre)

 

“Algo que se permita ver mi cara”

(Cuando ven mi sonrisa corriendo disfrazado, la gente se entretiene más)

 

Así, los tres nos disfrazamos en varias carreras y para ese entonces ya cada uno tenía su disfraz favorito.

 

Shin-chan: Plátano

o0800106712455778009

 

Kuro-chan: Jirafa

o0800060012455778010

 

Yo: Nabo

o0800060012455779526

(Entonces yo no sabía que el nabo japonés no se conocía mucho en el extranjero. )

 

 

“Imagínense.

Si un plátano, una jirafa y un nabo corren juntos y ganan el campeonato mundial,

¿no será lo más sensacional de la historia?”

 

Tal vez habíamos hecho demasiado entrenamiento de poco oxígeno.

Nos volvimos tan locos que no podíamos dejar de imaginarlo.

 

Cada uno de los disfraces pesaba lo siguiente:

Shin-chan: Plátano, 730 gramos

Kuro-chan: Jirafa, 711 gramos

Yo: Nabo, 635 gramos

 

“Otras cosas no pueden pesar ni un gramo más,

pero ¡no hay que quitar los disfraces!

De hecho, podríamos usarlos como un tapete para poner abajo de la bolsa de dormir y como abrigo también, ¿no?”

 

Sí, estábamos así de locos.

o0800060012456589471

(Mi báscula y las cosas que se examinan gramo por gramo. Y, el nabo

 

……continuará……