Capítulo 10: Primer día, primera etapa

Por fin llegó la mañana del primer dia de la carrera.

o0597039712457112752

(De izquierda a derecha: Shin-chan, yo y Kuro-chan)

 

En la primera etapa, se corre en el lugar más alto de toda la carrera.

Un poco menos de 40km en total, con una subida de hasta 3,300m de altura y luego bajada de hasta 2,400m.

 

Además, teníamos apenas 3 días en Atacama y todavía no estábamos suficientemente acostumbrados a la altura.

 

“De todos modos, el primer día vamos sin apuro y veremos qué pasa.”

 

En la competición en equipo de este maratón, hay que seguir la “regla de 25m”.

 

Todos los miembros del equipo tienen que estar corriendo dentro de una distancia de 25m,

y tienen que pasar juntos al mismo tiempo la línea de salida, la de llegada y todos los puntos de control en medio.

 

Los equipos de Alemania y Escocia que están vestidos de sus uniformes son fáciles de reconocer como equipos.

Sin embargo, los del equipo inglés que según mi investigación era el más “incógnito” no tienen un uniforme, por lo que es difícil saber cuáles son los miembros del equipo y cuáles son individuos.

 

“Bueno, no hay que preocuparnos de otros equipos desde el primer día. Trataremos de quedar en los primeros 50.”

 

Las mochilas del equipo “KIZUNA”, las que con toda nuestra inteligencia y creatividad quedaron lo más ligero posible, pesaban:

Ono: 7.5kg (el nabo de 635g incluido)

Sasaki: 9.5kg (plátano 730g)

Kurosawa: 10kg (jirafa 711g)

*A cada uno se le agrega 1kg a 2.5kg de agua.

 

Kuro-chan, como es alto, necesita más alimento y su mochila es relativamente pesada,

pero comparados con las de otros corredores, nuestras mochilas eran bastante ligeros.

Aún así, correr a la altura de más de 3000m cargando casi 10kg de mochila era más difícil de lo que pensaba.

 

“Esto es bastante duro…..”

 

Cuidamos la respiración, recordando lo que siempre decía nuestro entrenador de corrida a bajo oxígeno.

“¡Vamos subiendo el SPO2 hasta 90!”

o0800060012456615422

Avanzamos caminando en las subidas y corremos a ritmo lento en los lugares donde se puede correr.

 

“Por el momento la pierna parece estar bien. ¡¡Qué bueno!!

Pero todavía es el primer día de los siete. No puedo descuidarme.”

 

Habíamos pasado el punto de 20km y ya íbamos en la segunda mitad,

cuando empecé a sentir malestar en el estómago y asco.

 

“Noooo……. ¿Será que va a pasar lo mismo que en Sahara, y eso que apenas es el primer día…?

¿Mi estómago todavía no estaba recuperado?”

 

Después, aunque perdimos un poco la ruta y tuvimos que desperdiciar unos 5 minutos,

cuidando la pierna, terminé el primer día en el 42º lugar.

Fuimos a ritmo bastante despacio, como habíamos planeado. No está mal.

Es más, mi pierna que dolía ya en el punto de 10km en el maratón de Tokio de hace una semana, no duele para nada después de correr 40km.

 

¡Cómo me alegra esto!

¡¡Muchas gracias Evan que me atendió en Nueva York y Ayaro-chan que me lo presentó!!

 

o0800060012456615424

(La pierna completamente encintada antes del inicio de la carrera)

 

“Evan me decía que posiblemente me empezaría a doler en los últimos días.

La cuestión es cómo va a estar mi pierna en la mañana de la etapa 4, en la que tenemos que correr al ritmo real y en la mañana de la etapa 5 que es la decisiva.

… Bueno, ¡no hay que pensar demasiado!”

 

Después de la llegada, inmediatamente revisamos los resultados de otros equipos.

 

Sorprendentemente, el equipo “incógnito” de Inglaterra había llegado 16 minutos antes de nosotros.

 

“¡Cómo!

No sabemos cuántas ganas le echaron ellos en esta etapa, pero tal vez no es muy fácil vencerlos…”

 

Sin embargo, escuchando bien lo que decía la gente,

nos enteramos de que entre los tres corredores del equipo inglés, dos llegaron al mismo tiempo pero el otro llegó antes que ellos.

 

¿No sabrán de la regla de 25m, o habrán dejado la competición por equipo y ahora estarán como individuos?

 

Mientras varias dudas se surgían en mi mente,

el asco que sentía en la carrera llegó al nivel intolerable y tuve que acostarme en mi casa de campamento.

o0800060012456615423

(El plátano que esta a mi lado es el tapete de Shin-chan)

 

“No….. si estoy tan mal en el primer día, ¿cómo le voy a hacer en el resto de la carrera?”

 

Por la experiencia en Sahara y por el hecho de que no me sentía bien desde antes,

había traído abundantes medicamentos.

No obstante, tomo las pastillas para la náusea y no me sirve para nada.

 

“¿Será….. deshidratación?”

 

Inmediatamente pongo la sal en la lengua y tomo el agua.

Como Atacama es un lugar muy seco, aunque te estés sudando no lo sientes mucho.

Si te sudas, se pierde no solamente el agua, sino también la sal del cuerpo.

 

“Como que……

¡¡Ya me estoy sintiendo mejor!!”

 

Increíblemente, la causa era la falta de la sal.

 

Es que, siempre me habían dicho que:

“Cuando ingieres demasiada sal, la salinidad del cuerpo se pasa del nivel ordinario y para diluir la sal el cuerpo trata de guardar todo el agua adentro, lo cual causa hinchazón del cuerpo. ”

y por eso trataba de no ingerir demasiada sal.

 

Mi cuerpo que no se recuperaba con varias pastillas mejoró tanto, sólo por dos tabletas de sal.

¡¡Qué admirable es la sal!!

 

Una pequeña diferencia de la cantidad de la sal afecta el estado del cuerpo.

Fue el momento en que reconocí nuevamente lo complicado que son los maratones en desiertos.

 

“Pasaron muchas cosas, pero terminamos el primer día.

¡Apenas estamos empezando!

Mañana vamos a la etapa 2, en la que pasamos por varios ríos.

¡Vamos juntos, corriendo y jugando con el agua del río!”

 

 

……continuará……